Padre, vengo delante de Ti en oración. Entró por Tus puestas con acción de gracias y entro a Tus atrios con alabanza.  Te alabo porque eres digno, santo, justo y puro. Clamo por que la sangre de Cristo sea puesta sobre mí, el lugar donde vivo, mi cónyuge, mis hijos, mi carro, mi cuenta bancaria y todo lo que está bajo mi administración.  Oro que tus huestes celestiales, tus ángeles, protejan los alrededores, arriba y abajo, de esta vivienda, y cada punto de acceso dimensional en el nombre de Jesús.  Yo diré del Señor, Tú eres mi refugio y mi fortaleza, mi Dios y yo confiaré en Ti.  Te doy gracias porque has puesto un cerco de protección alrededor mío y que ninguna plaga vendrá cerca de esta vivienda.  Te doy gracias por adelantado porque cualquier maldición, conjuro, hechizo, encantación, vudú, brujería, tipo de hechicería, arte oscuro u otro tipo de actividad demoniaca convertida en una arma enviada en contra de mí será revertida sobre las cabezas de aquellos que la envían, multiplicada por siete, para que sepan que Jesús es Señor. Además, oro que cualquier espíritu humano, espíritu angelical caído o cualquier otro espíritu malvado que intente venir en contra de mí o mi hogar sea arrestado por las huestes espirituales, de manera que no puedan ni siquiera pisar esta propiedad. Oro que sean escoltados a donde el Señor Jesucristo los envíe, atravesados con muchas flechas y turbados por tus relámpagos en el proceso. Para que sepan que Jesús es Señor. Asimismo, cancelo y quito el poder de todos los intentos de comunicación de mente a mente, manipulación de sueño y cualquier otra forma de intrusión psíquica y telepática en el nombre de Jesús. Te doy gracias porque todos mis sueños son inspirados por Tu Espíritu Santo. Declaro que mi sueño será dulce, sin interrupción y que cuando despierte, estaré bien descansado. También me pongo la armadura de luz. Tomo el casco de salvación, la coraza de justicia, el cinto de la verdad, yo declaro que mis pies están calzados con la preparación del evangelio de paz y tomo el escudo de la fe para extinguir todos los dardos del maligno y la espada del Espíritu que es la Palabra de Dios. Todo esto lo pido en el poderoso nombre de Jesús. Amén.

 

 

About the author

Leave a Reply